Al margen de si el nuevo estadio de la Condomina tiene cuatro estrellas (como certifica la UEFA) o cinco (como afirma el presidente del Real Murcia), lo cierto es que el nuevo estadio murciano sigue admitiendo la publicidad política. En el partido que jugaron el miércoles las selecciones de España y Argentina apareció el lema Agua para todos, el mismo que utilizan los gobiernos murciano y valenciano para reivindicar el trasvase del Ebro. El presidente de la Federación Española, presente en el estadio, debería haber actuado sin contemplaciones, porque quien estaba en el terreno de juego no era el equipo local sino la selección.