Es incomprensible que las fuentes del parque Pignatelli, donde predominan los juegos y las pistas para bicicletas infantiles, estén secas desde hace tiempo. Seguro que la concejala de Parques, Isabel López, tiene un concepto de ahorro más sensato.