Los responsables de Renfe están investigando el descarrilamiento que sufrió ayer un mercancías cuando entraba en la estación de Teruel cargado con material industrial. Uno de los vagones volcó y dejó inutilizada la estación y todo el tráfico ferroviario durante seis horas. Los responsables de Renfe no tendrán que investigar mucho para determinar las causas del accidente. Un repaso visual a la estación les dará una idea de lo peligroso que es transitar por vías que están comidas por la maleza, porque la maleza --junto con la precaria señalización y materiales que están obsoletos y oxidados-- es el principal distintivo de la estación de Teruel. Y otra vez los viajeros fueron los principales afectados por un nuevo incidente ferroviario que, a juzgar por lo reiterado, no debe causar la más mínima conmoción en la compañía. Víctor Morlán debe recuperar esta infraestructura, abandonada a su suerte desde hace mucho tiempo.