Tal como anunció la ministra de Fomento, a partir del lunes los AVE de la línea Madrid-Zaragoza-Lérida correrán más (280) aunque apenas recortarán el tiempo de los viajes porque la mayor velocidad solo se desarrollará en aquellos tramos que garantizan una seguridad plena y no en todo el recorrido. Después de las lamentables experiencias sufridas en esta línea, los responsables de Fomento quieren hacer muy bien las cosas. Por eso trabajan sobre seguro, y aunque consideran que la vía está tecnicamente preparada para rodar a la velocidad máxima (300 km/h) prefieren medir los pasos para no frustrar más esperanzas. Lógico.