El obispo de Lérida, Francisco Javier Ciuraneta, tendría que ser sancionado ya por el Vaticano e incluso destituido. Su actitud con los bienes de Aragón, que no quiere devolver, es ya lamentable y perjudica a la Santa Sede.