Parece que estaba claro que Zaragoza iba a tener una segunda estación del AVE en la Feria de Muestras, según no ha parado de repetir el consejero de Obras Públicas de la DGA, Javier Velasco. Pero ahora resulta que, según su compañero de partido, oscense, y secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, el ADIF, la gerencia de infraestructuras ferroviarias, todavía tiene que definir qué papel debe desempeñar esa parada antes de actuar. E incluso que el lugar, o sea la Feria de Muestras, solo es una propuesta. O sea, lo típico en estos casos, marear la perdiz. Así las cosas, el panorama es una estación inacabada --la de Delicias-- otra que duerme el sueño de los justos --la de autobuses-- y otra que no se sabe ni para qué servirá pero que en Aragón ya se ha vendido a bombo y platillo. Desde la DGA, harían bien en aclarar qué va a pasar con todo este follón de estaciones, máxime cuando ya se habla también del apeadero del Portillo, del de Goya...