Aprovechar la Expo para modernizar los servicios públicos de la ciudad es un reto irrenunciable para Zaragoza. Por sectores, los taxis se muestran muy activos y están lanzados con las nuevas tecnologías. La instalación de GPS en los vehículos va a permitir una mejor y más rápida localización de la flota, con lo que se supone que el servicio mejorará notablemente. Dado que el ayuntamiento ha accedido a la petición de los profesionales de congelar el número de licencias, parece lógico que el sector haga un esfuerzo y asuma avances después de años sin apenas novedades y merecedor de más críticas que elogios.