La ministra de Cultura, Carmen Calvo, ha dejado en manos de Cataluña la gestión del Archivo de la Corona de Aragón por no cumplir un trámite administrativo. Tanto aplazamiento para el patronato empieza a ser muy sospechoso.