Lo de Rebolería no es un simple error. Que un ambulatorio se equivoque y en lugar de vacunar contra la gripe lo haga contra el tétanos es muy serio. ¿Qué hubiera pasado si a algunos de esos 33 zaragozanos se les acababa de vacunar precisamente de tétanos? Salud debe depurar responsabilidades porque no se puede jugar con la vida de personas. No se pone en duda que el personal sanitario se equivocó. Pero igual que para otros temas más banales (filtraciones a la prensa, por ejemplo) el Salud ha abierto investigaciones en busca de responsables y ha impuesto sanciones, este caso también lo requiere. Y que se haga público.