Parece raro que el Salud no tuviera aún un inventario (radiografía e incluso plan lo llaman desde el Departamento de Luisa María Noeno) de sus hospitales en cuanto a recursos humanos. Es decir, no saber cuánta gente se jubila este año y de qué servicio para prever esa vacante y así sucesivamente... Está bien que lo hagan como una forma de atajar la futura carencia de médicos, pero hace falta mucho más que una radiografía, una oferta de empleo y planes de formación. Porque en las comunidades limítrofes, hasta los becarios dicen que tienen mejores condiciones laborales que en Aragón y eso es lo que hay que solucionar. Ahora y de cara al 2010.