El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, vuelve a ser centro de la atención a costa de los trasvases, su obsesión. Ahora amenaza con no acudir a la Conferencia de Presidente autonómicos si no se se habla de su monotema.