Menos mal que es un informe municipal el que señala los graves problemas de tráfico que día tras día deben sortear quienes utilizan los diferentes medios de transporte para acudir al trabajo, a comprar o por simple gusto ( que los hay). Tal es el colapso existente que las autoridades competentes en la materia se han puesto las pilas y en 2007 estarán en funcionamiento dos intercambiadores, más carriles bus y limitaciones de velocidad a 30km/h en determinadas zonas como estrategia para minimizar el uso de vehículos privados. Algo es algo, aunque no parece que tales medidas resuelvan los problemas, máxime cuando no se aborda una reordenación vial coherente. Más que otra cosa, las soluciones propuestas son parches que pudiendo resultar útiles a corto plazo, muy pronto resultarán ineficaces. ¿Para cuándo el metro (con sus bondades, el tranvía no es la mejor solución para Zaragoza), único sistema de transportes realmente efectivo? Y por cierto, si se pretende disuadir a los conductores ¿ por qué no se aprueba suprimir el impuesto municipal de circulación a quienes lo dejen en el garaje o en los mínimos y carísimos aparcamientos disponibles? Profesor de Universidad