Cuando accedan a la Expo por una de las entradas más utilizadas de la ciudad --la conexión con la AP-68--, los visitantes de Zaragoza se encontrarán con un descampado sobre el que se levantará la estación de cercanías recién remodelada, pero el resto de las ocho hectáreas de terreno que en tiempos acogió la plataforma de vías ferroviarias de El Portillo, seguirá sin urbanizar. Como mucho, anunció ayer el presidente de Zaragoza Alta Velocidad, Víctor Morlán, se actuará para que la explanada presente una cara más agradable, pero la urbanización de ese entorno tendrá que esperar. No se puede llegar a tiempo para la muestra internacional. En su momento, el ayuntamiento intentó asumir la gestión de estos suelos urbanos para poder tenerlos listos ante la emblemática fecha, un intento que no cuajó. Sin embargo, el corredor Oliver-Valdefierro que sí fue cedido al consistorio para su transformación estará operativo en el 2008.