El alcalde de Saint Jory (cercana a Toulouse), Henry Miguel, donde se celebra estos días un festival sobre Brassens, llama a la capital de Midi Pyrénées la primera ciudad española de Francia. Casi podía decir aragonesa, porque ayer el cantautor Joaquín Carbonell, que acudió al festival de Brassens, se encontró con el presidente aragonés, Marcelino Iglesias y el consejero de Obras Públicas y Transportes, Javier Velasco, que habían a acudido a Toulouse para la reunión bilateral entre los dos regiones que impulsan vuelos entre ambas capitales.