La construcción de vivienda libre en Zaragoza ha experimentado una caída en el último año del 39% respecto a las promociones que se levantaban en el ejercicio anterior. El informe elaborado por Foro Consultores Inmobiliarios reconoce que la capital aragonesa se encuentra en una situación no "extrapolable" a otras ciudades españolas, consecuencia del boom que se produjo en el 2002, cuando se pusieron a la venta más de 5.000 viviendas, originando un stokc que todavía se arrastra. La mayoría de promotoras reconoce que hay una desaceleración en la absorción que hace el mercado de los pisos puestos en venta, cuyos plazos se alargan, pasando de los dos o tres meses que costaba colocar un piso hace unos años hasta los 18 y más que se necesita en la actualidad.

Pero no nos engañemos, la propia oferta inmobiliaria debe tener constancia de que no ha tocado techo y prevé un recorrido en el mantenimiento de los precios. Si no, no se explicaría que pese a la desaceleración en el incremento de los precios de la vivienda registrada en el último trimestre y que en España ha supuesto aumentos que no llegan al 10%, en la comunidad --y en Zaragoza--, ese promedio ha superado el 14%, el segundo más alto de las comunidades autónomas. Aunque el ritmo de ventas pueda mantenerse, quizá más lento como reconocen los promotores, el crecimiento sostenido de los tipos quizá sea la incógnita que más influencia puede tener sobre un mercado que parecía no tener tope.