La decisión del Gobierno central, en una competencia de Medio Ambiente, que dirige Cristina Narbona, ha decidido frenar los recursos de Aragón y Castilla La Mancha al estatuto de la Comunidad Valencia que deja abierta la puerta a los trasvases.