José Ángel Biel, vicepresidente del Gobierno de Aragón y presidente del PAR, hará doblete en Zaragoza. Lo que ya era una presunción de todos se ha convertido en certeza a lo largo de las últimas horas. El dirigente regionalista acudirá a las próximas elecciones autonómicas y municipales encabezando las candidaturas de su partido tanto a la presidencia de la DGA como al Ayuntamiento de la capital aragonesa. Y para seguir en su línea de llamar la atención de los medios, Biel entró ayer de lleno en el debate relativo a la deuda histórica con Andalucía, reclamando la misma compensación para Aragón. Eso está muy bien, porque es evidente que en la España de las autonomías el que no grita no mama. El problema radica en que no está muy claro si las reclamaciones del actual vicepresidente aragonés impresionarán a alguien en Madrid. Porque ahora mismo, con la que viene cayendo, ya no es tan fácil hacerse notar.