No se sostiene que en el magnífico pabellón deportivo Actur V las clases de gimnasia se tengan que hacer a oscuras y sin música porque no hay luz ni enchufes. El concejal de Deportes, Luis Pastor, debe remediar una situación tan surrealista.