SOCIEDAD

A favor del crucifijo

***Amanda Barcia López

***Zaragoza

La actitud de la British Airways es más que condenable. A nadie puede molestar un crucifijo, lo mismo que no molestan unos pendientes o una pulsera con una estrella de David que he visto en azafatas en los Estados Unidos.

Estamos en un mundo donde lo que impera es la hipocresía y el relativismo. Eliminar a Dios como sea. Se inventan lo que sea para condenar al Papa cuando lo que dijo fue ex cátedra citando un texto.

Sin embargo nadie dice nada de las persecuciones que reciben los cristianos cada día en países mulsumanes. Esto pasa a cada hora.

En Europa se es muy tolerante con ellos, lo que me parece muy bien pero condenemos lo que hacen con los cristianos. Hipócritas, sólo véis una cara de la moneda. Como la última tontería de la Alianza de civilizaciones, atacando la enseñanza de la religión y pagando catecismos mulsumanes con el dinero de todos. Hipócritas.

Todos somos iguales ante Dios pero defendamos nuestros derechosTRANVÍA

Calles menguantes

***Juan Valls Fantova

***Zaragoza

Los esforzados opositores al tranvía que tenemos en Zaragoza siempre han esgrimido en contra de éste que un tranvía quita carriles para la circulación del resto de vehículos, pero durante esta semana hemos leído que las vías principales están al 90% de su capacidad y además, que la doble fila es la causa de la mayoría de los atascos que aquejan la ciudad. Sin embargo, da igual que una calle pierda durante horas miles de vehículos/día de capacidad o se retrasen tanto las líneas de autobús que cada año haya que poner más y más vehículos. Ninguno de estos opositores al tranvía ha hablado, y por este silencio que uno percibe cuando pasan estas cosas los que se oponen al tranvía se desacreditan automáticamente.

Y es que por un carril para el tranvía se pueden llevar hasta 100.000 personas al día, hasta 10 veces más que ese carril donde aparcan los fans de los bares de este país. De hecho, a estos amigos de la "doble fila", el tranvía les hace tan poca gracia porque en ese carril, en el del transporte público, no podrán aparcar ni a la de ¡tres!

Estimado alcalde Belloch, déjese de planes; las multas, el refuerzo del transporte público y las restricciones van mucho mejor para evitar el colapso, que los que van en coche e incumplen las normas, recuerde, son minoría, y las obras, después del 2008, tendrán bastante menos gracia y muchas más posibilidades de postergarse "ad-infinitum".

POLICÍA LOCAL

¿De quién es la culpa?

***David Herrero Fernández

***Zaragoza

La parcialidad con que EL PERIÓDICO DE ARAGÓN publica de manera resaltada aquellas cartas de los lectores que critican las actuaciones de la Policía Local de Zaragoza durante las pasadas fiestas del Pilar es tan alarmante como la falta de coherencia de los criticantes, o como la indefensión a la que dicho cuerpo se ve sometida ante aquellas por parte de su jefatura. Que un señor proteste porque denuncian su vehículo y lo retiran con la grúa, cuando él mismo reconoce que lo estacionó incorrectamente en un badén, perfectamente señalado como tal, ni es comprensible ni casi, casi, permisible. ¿Por qué acusa la labor policial? ¿No se le ocurre pensar qué quien hace uso de dicho vado, solicitase una dotación de policía local con la finalidad de que dicho vehículo fuese retirado y así poder acceder a la finca? En cuanto a la protesta por la descomunal e inapropiada tamborrada que tuvo lugar en la calle Alfonso el día del Pilar, debo callar, pues soy el primero que cree firmemente que las fiestas no deberían ser en ningún caso populares ni mucho menos joviales. Propongo a tal respecto que en los próximos pilares no haya policía protegiendo la seguridad de los actos, que estos sean silenciosos, en esta línea procedería que únicamente se celebrasen espectáculos de mímica, y que por supuesto, para asistir a ellos, aun cuando tengan lugar en la vía pública, se precise invitación para así evitar masificaciones. Confío en que huelgue decir que éste mi último párrafo no es sino un sarcasmo.

LENGUAS

Folleto del Museo

***José Antonio García

***Zaragoza

Me está gustando el debate lingüístico de estos días sobre el folleto del Museo, redactado en aragonés y catalán. Es un tema sensible por lo que se ve. don Francho Beltrán ha empleado en apoyo de sus argumentos hasta los pasquines lanzados sobre Barcelona durante la Guerra Civil, o los castigos recibidos por quien hablaba aragonés en la escuela hace muchos años. ¿Pretenden resarcir algo de eso publicando el folleto del Museo en aragonés? No creo que nadie esté despreciando el aragonés sino invocando un uso racional y correcto de los recursos públicos.