La noticia más leída en la edición on line de EL PERIÓDICO DE ARAGÓN de ayer fue la importante sanción a la que se enfrenta el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, que fue cazado por el radar de la Guardia Civil de Tráfico cuando circulaba a cien por hora por la variante externa de Tauste. Como el coche que cometió la infracción es propiedad del Arzobispado, Tráfico empezó por preguntar quién lo conducía. Hubo un leve intento de preservar la identidad del conductor, pero monseñor es hombre de ley y dijo que asumía su falta.