El consejero delegado de Zaragoza Alta Velocidad, José Luis Abad, debe reponer de inmediato la cerradura del hangar donde la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril tiene depositado, y encerrado, su tesoro histórico.