Llena de cinismo, Verena Taschler muestra sus críticas hacia el tratamiento que se ofreció desde estas páginas a la inauguración de una rotonda en la calle Violeta Parra de Zaragoza. Para la lectora, la inversión es positiva, pero se queda corta, pues a su entender no va a ayudar a mejorar el tráfico. Repasando la hemeroteca descubro, no obstante, que este arreglo ha sido una petición histórica de las asociaciones. Las respuestas a las reclamaciones vecinales, no todas razonables, llegan a veces muy tarde y los problemas ya han sido superados por el tiempo o por los acontecimientos.