Lluis Llach ofreció el sábado en Zaragoza un concierto muy especial: el de su despedida de los escenarios. Repasó sus últimas composiciones y tuvo que salir dos veces a saludar a un público muy entregado que le pidió reiteradamente L´Estaca, ese grito a la esperanza que sonaba bajito durante la dictadura. Llach ofreció dos bises, pero rechazó cantar su canción más emblemática. El público, no obstante, quiso rendir un homenaje al cantante y entonó en catalán: "Si yo tiro fuerte por aquí, y tú tiras por allí, seguro que cae..." Hasta hubo lágrimas.