Cualquiera tiene derecho a promover una exposición si su actividad o perspicacia con la luz lo merecen. Pero que la alcaldesa de La Muela, Mariví Pinilla, utilice la Casa de Cultura de su pueblo para mostrar su arte con la cámara suena a cinismo.