Zaragoza es pionera en las ayudas que ofrece a comunidades y particulares para la rehabilitación de viviendas de más de 40 años de antigüedad. Es un ejemplo que capta la atención de otros consistorios que se interesan por un modelo que ya ha invertido en los últimos años un total de casi 100 millones de euros en estos apoyos. En septiembre se vuelve a abrir el plazo para el próximo año con una dotación de 5 millones de euros. De ellos se benefician especialmente --por la cuantía-- las comunidades de vecinos en casas muy deterioradas y en las que generalmente viven personas mayores y con recursos limitados. En los particulares, las ayudas son porcentualmente menores y, en todos los casos, supeditadas a los ingresos. No hay que considerar solo las ventajas en la recuperación funcional y estética de los edificios. También genera empleo