El embajador cubano en España, Alejandro González, acudió ayer a Zaragoza en el marco de colaboración que mantiene la Universidad de Zaragoza y el Centro de Estudios Avanzados de Cuba al que se donó un supercomputador que facilita la investigación en usos terapeúticos. Ante el rector, entre otros, el embajador se lanzó a un discurso ideológico en el que salieron a relucir desde el bloqueo de EEUU hasta la crisis de los presos. No parecía el foro adecuado.