La gerente del Salud, María Ángeles Alcutén, dio cuenta ayer de un plan de choque quirúrgico que pretende reducir la lista de espera de larga duración. Hay 3.000 personas que llevan más de seis meses pendientes de una operación. Con apenas 2,6 millones del Plan Impulso hasta final de año, se podrá contratar a profesionales y abrir los quirófanos por la tarde hasta lograr 1.800 operaciones adicionales. La previsión del Salud es que esta medida se convierta en ordinaria a lo largo del 2014, con lo que se neutralizaría esa lista de larga duración. Toda medida que suponga eficacia y atención adecuada y en tiempo al usuario de sanidad es bienvenida. Cabe preguntarse por qué no se ha mantenido esa estrategia en los últimos años de recortes y se propone cerrar el 2014 con los listas limpias. En el calendario, el 2015 es año electoral.