En las inundaciones de la ribera del Ebro, a finales de febrero, los responsables de las administraciones prometieron indemnizaciones. Hoy, todavía no han cobrado. La ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina debería explicar por qué.