¡Llega la nueva Navidad! y de paso este año nos ha llegado el famoso allegado para estos días de reencuentro, de vuelta al hogar y de reuniones y comilonas y cenas familiares. ¿Y qué es un allegado? Pues, ese personaje indescifrable y carente de verdadero significado que se han sacado de la manga nuestro ministro de Sanidad y ese tan traído y desconocido comité de expertos.

¡Llega la nueva Navidad! Y tenemos ya a punto los Presupuestos Generales del Estado, unos presupuestos bastante polémicos por las formas y los fondos, por esas condiciones y apoyos que muchos no entienden al ser apoyados y aprobados gracias a partidos, en su momento, poco o nada democráticos como EH Bildu y Esquerra Republicana. Ver para creer. A morir al palo de los independentistas y terroristas sin pistolas. Amén del buen sueño que nuestro presidente Sánchez debe tener ahora con su colega Iglesias.

¡Llega la nueva Navidad! Y ya tenemos nueva Ley de Educación en nuestro país, la ley Celaá , ¡la octava ley de Educación! que se dice pronto, que como siempre no ha tenido en cuenta a profesores y educadores, los principales protagonistas de hacerla día a día; una ley que tiene al castellano, a la educación concertada y a la educación especial como focos de controversia, de especulación política y de confrontamientos. Una nueva ley, de nombre Lomloce que deja el esfuerzo de lado y algún suspenso más.

¡Llega la nueva Navidad! Esa de las pateras llegando a puertos españoles, de mafias que meten en el mar a niños, mujeres y hombres desesperados con ilusiones e ideas de un futuro mejor, y con engaños y mentiras nocturnas de nuestro gobierno a tiento y viento en sus condiciones y dignidad y en su paso a la península como quien no quiere o no se entera.

¡Llega la nueva Navidad! Y el Rey emérito o demérito parece querer volver a casa por Navidad como las muñecas de Famosa se dirigían al portal. Un Rey emérito que está poniendo en tela de juicio y valor el tema de la monarquía democrática o de la república. El tiempo, los turrones, Hacienda y la pandemia nos sacarán del lío.

¡Llega la nueva Navidad!, esa nueva Navidad de distancia social, esa Navidad atípica, de sentido común, de preocupación, de soledad para muchos, y de mucho cuidado tanto en uno mismo como para los demás y viceversa.

A pesar de todo, ¡intenten ser felices en la nueva Navidad! .