El pasado lunes aparecía en este mismo periódico una entrevista a Víctor Francos, secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública. La frase destacada de la entrevista rezaba: «Posiciones como las de Teruel Existe llevan a cantonalizar España». Cuesta creer que un secretario de Estado, con formación y experiencia de jurista, caiga en aplicar etiquetas de manera gratuita, con simplificaciones o inexactitudes históricas de trazo grueso, si nos atenemos a las acepciones históricas del término, o soslaye que el trabajo parlamentario de Teruel Existe refleja un compromiso inequívoco con una gran parte del país que se ha quedado atrás. En cualquier caso, vayan aquí unos argumentos como respuesta al titular que encabezaba ese texto.

Ignoro hasta qué punto conoce o ha seguido el trabajo en las Cortes españolas de un diputado y dos senadores turolenses, o los orígenes, acciones y trayectoria del Movimiento ciudadano Teruel Existe. Por ceñirnos al tiempo presente, si ha seguido las intervenciones de nuestro diputado, Tomás Guitarte, y de los senadores Beatriz Martín y Joaquín Egea, podrá ver cómo buena parte de nuestras propuestas afectan a muchísimas comarcas y gran parte de las provincias de España. Podrá comprobar que sus iniciativas parlamentarias se enmarcan en un compromiso de país. Solamente voy a trasladar dos ejemplos, aunque podría utilizar otros muchos. ¿Dónde se ve «cantonalismo» en la proposición no de ley para la creación de un mecanismo de garantía rural que Teruel Existe llevó al Congreso? ¿Es «cantonalismo» la moción consecuencia de interpelación urgente Plan especial para la recuperación de la España Vaciada y el Reto Demográfico, presentada en el Congreso por Teruel Existe? Ambas fueron aprobadas con amplia mayoría.

Respecto a nuestras aportaciones a la tramitación de leyes, seguramente no va a encontrar esa etiqueta en las enmiendas de Teruel Existe a la ley de Educación que buscaban fortalecer la escuela rural y crear una agencia del currículo; ni tampoco va a poder incluir en esa categoría las enmiendas a la ley del cambio climático y la transición energética, ni en las proposiciones no de ley sobre la ley de montes de socios, ni sobre la necesidad de ordenar el despliegue de renovables, ajustándolo a las exigencias de evaluación ambiental estratégica de las leyes españolas y acordando un modelo de implantación física de las centrales que conlleve la equidistribución de una parte de los enormes beneficios que genera.

Del mismo modo en el debate de Presupuestos Generales 2021 se pueden encontrar enmiendas presentadas por Teruel Existe de la siguiente naturaleza: Medidas previas para intensificar las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude fiscal y del control y eficiencia del gasto público, Programa presupuestario interministerial para las políticas contra la despoblación, Creación de un complemento de destino para las plazas de función pública, localizadas en las zonas despobladas. Esta última por cierto en el campo estricto de las competencias del secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública.

No hay evidencias de la etiqueta «cantonalista» por ningún lado, como no las había en las trece enmiendas que Teruel Existe presentó a los Presupuestos Generales del Estado y que afectaban a todo el territorio nacional, o las diecinueve enmiendas que contenían propuestas para provincias como Huesca, Zaragoza (Calatayud y Daroca), Cuenca, Guadalajara, Zamora, etc.

Consulten por favor nuestro trabajo parlamentario. Seguramente se sorprenderán de estas afirmaciones que suponen un «abuso» de la Historia, no alimentando controversias. Esperamos que un secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública que estrena cargo tome en consideración los acuerdos presentes y reales del Congreso, los estudie y trabaje sobre ellos para llegar a implementar sus propuestas.

Por otro lado, estamos seguros que el señor Víctor Francos no olvida el rasgo distintivo y el contenido del programa electoral de su partido. ¿Le suena lo de una España federal? Explicaba muy bien este concepto cuando trabajaba para el Partido Socialista de Cataluña, ¿en qué se diferencia el federalismo del cantonalismo? ¿O es que para Cataluña y el País Vasco aplican un adjetivo que suena mejor (federalismo) y a los territorios o a las provincias de la España Vaciada nos tratan de cantonalistas?

Suponemos que esos principios federalistas no aceptarían unos postulados dispuestos a sostener que hay territorios de primera (las comunidades más ricas) y de segunda división (la España Vaciada), o las afirmaciones teñidas de propaganda que señalan como raíz de muchos de los males de la patria a las gentes de los territorios despoblados y de ciudades pequeñas que, hartas de ver como sus comarcas, pequeñas ciudades y provincias se mueren demográfica y económicamente, están comenzando a empujar una última intentona de revertir la situación.

Habrán oído hablar de la España Vaciada, de todas las plataformas que el pasado 25 de mayo presentamos en el Congreso de los Diputados nuestro modelo de desarrollo. Si no, les recomiendo encarecidamente que lean el documento. Son 101 medidas concretas para todas las zonas despobladas de España, sin caer en localismos. Un proyecto nacido desde las provincias y la gente que han sufrido décadas de olvido político e institucional. Una idea nacida desde el territorio, y no desde los despachos. Un plan que puede acabar con la despoblación y equilibrar el territorio en 30 años. Ese es nuestro proyecto para ser un país mejor y con igualdad de oportunidades.