¿Qué es más importante? ¿Ser licenciada en Medicina y Cirugía y especialista en anestesiología, ejerciendo su profesión en el Hospital 12 de octubre o ser un cantamañanas o una vividora de la política desde su más tierna infancia? ¿Quién aporta más a la sociedad? ¿Quién contribuye más a hacer una sociedad mejor, un mundo mejor? ¿Quién ha contribuido más con su compromiso personal a defender un sistema sanitario público, tan importante para la inmensa mayoría de la población? ¿Y quién ha contribuido más a todo lo contrario, a desmontar concienzudamente, junto a todo lo que suena a estado de bienestar, esa joya que es la sanidad pública? ¿Qué es más importante, trabajar para curar en un quirófano o vivir del populismo más barato para consumo de ignorantes y desinformados? ¿Qué debería tener más prestigio social, más estatus, ser anestesista tras largos años de estudio y esfuerzo o ser el mediocre producto de los tejemanejes internos y oscuros de un partido político, con mentores impresentables?

Cada vez más abundan, y no solo en el PP, gentecica de esta que nunca demostró en su vida ser capaz de nada digno o relevante, salvo el peloteo al jefe y situarse bien en el aparato para asegurarse una «carrera» hasta la jubilación. La señora Ayuso, le soltó a la Dra. Mónica García, en plena sesión de la Asamblea de Madrid, que «Nacho Cano con 25 años ya triplicaba el patrimonio que usted nunca va a conseguir». He aquí la verdadera escala de valores de estos neoliberales populistas: vales lo que tienes. Es más importante tener que ser. Ignoran que se puede tener mucho y ser un cantamañanas y cobrar más de 100.000 € y ser una ignorante contumaz con mucho desparpajo, 'ayusada' tras 'ayusada'. Y eso no lo arreglan ni los votos. El mensaje que lanzan a la sociedad es que el instrumento de medir es la cantidad de patrimonio que hayas acumulado. Capitalismo puro y duro. Toda una declaración de principios y una visión de la sociedad.