Kiosco

El Periódico de Aragón

Miguel Miranda

Virando a babor

Miguel Miranda

Relatos mediocres

Putin justifica la invasión de Ucrania, un país soberano, con el argumento de que quiere desnazificarlo. Y resulta que el ejército ruso se comporta de la misma manera que lo hacían los nazis y la inmensa mayoría de las naciones en el ámbito de la ONU condenan la agresión ¿porque también son todas nazis? Igual es que si argumentas como los nazis y te comportas como los nazis, el nazi eres tú, Putin. Era un argumento mediocre.

Otro ejemplo: El Gobierno se está forrando con los impuestos de la energía. Y lo dice un presidente de una comunidad autónoma que sabe que tal afirmación es falsa. Es un argumento mediocre, falso por mucho que lo reiteren. Ayuso se mosquea porque la fiscalía europea quiera investigar el pelotazo de su hermano y pone cara de ofendidita para afirmar que ya solo falta la ONU para interesarse por los famosos contratos. Pues por algo será. Defensa mediocre. Díaz Ayuso es de esas liberales que todo lo solucionan con bajadas de impuestos a la vez que reclaman subvenciones y ayudas directas a todo el mundo, a la vez que destroza la sanidad pública y privatiza los restos, deteriora la enseñanza pública y autoriza chiringuitos que se llaman universidades. Políticas mediocres.

La mediocridad es como una mancha que enmascara intereses particulares

decoration

La mediocridad es como una mancha que enmascara intereses particulares. Y lo malo es que abunda demasiado por despachos oficiales. Hay políticos mediocres que siempre lo fueron, además de vagos, pero disimulan metiendo palabritas en inglés para sorpresa y admiración de los paletos. Como si el castellano no tuviera palabras adecuadas para todo. Hay políticos que además de mediocres son ciegos de los peores, de los que no quieren ver, que ningunean a quienes tienen muchas dificultades para llegar a fin de mes y además les ofenden afirmando que los que tienen más son los que más han trabajado. Otra vez el argumento mediocre en la boca de Núñez Feijóo. Soportamos demasiada mediocridad.

Compartir el artículo

stats