Kiosco

El Periódico de Aragón

Javier Lafuente

Rara avis

Javier Lafuente

Metidos en un jardín olímpico

Resulta asombrosa la habilidad del Gobierno catalán para convertirse en víctima de su evidente abuso de poder en la candidatura a los Juegos de Invierno de 2030. Después de repartir a su gusto el pastel, ahora lamenta que Aragón no quiera su pequeña parte. No es nada nuevo, porque la Generalitat es única para cambiar a placer la Historia. Hace pocos años hizo creer a unos cuantos medios de comunicación que era la víctima del expolio de los bienes de La Franja y no al revés. Lo que ocurre con este nuevo asunto es que el Comité Olímpico Español (COE) ya se ha posicionado a favor de un clarísimo predominio catalán en la candidatura. Lo del respeto, el diálogo y la unión de igual a igual, que en enero y febrero proclamaba el presidente del COE, forma parte del pasado. Alejandro Blanco acepta ahora las tesis de Pere Aragonès, quien nunca ha reconocido la igualdad con su colega Javier Lambán en este proceso olímpico.

Hizo creer a unos cuantos medios de comunicación que era la víctima del expolio de los bienes de La Franja y no al revés

decoration

Es evidente que esa igualdad no se va a producir ni ahora ni en el caso de que esto siga adelante. Es evidente que, si la candidatura conjunta avanza y triunfa, Aragón sufrirá desplantes y discriminación, porque Cataluña solo piensa en modo Estado. Que el pabellón de hielo de Jaca (escenario de triunfos nacionales de hockey hielo) solo sirva para la competición de curling o que los valles de Tena y de Benasque queden fuera del programa es tan injusto como surrealista. La DGA se ha metido en un jardín, en un jardín olímpico, y solo una decisión valiente, como sería la renuncia a participar en esa fiesta que se ha montado la Generalitat para vender su patria al mundo, tiene sentido. En la sociedad actual, la razón no es de quien la tiene, sino de quien grita más fuerte.

Compartir el artículo

stats