Kiosco

El Periódico de Aragón

Editorial

Desencallar la universidad

El mundo universitario español se enfrenta a problemas que no se limitan solo a una dotación presupuestaria que le hace estar en desigualdad de condiciones con otros países del entorno europeo. La adaptación del contenido de los grados a las cambiantes realidades profesionales, una carrera docente burocratizada por un lado y radicalmente precarizada por el otro o la desigualdad de acceso a los estudios superiores en función de la renta familiar, un peaje de entrada que ya viene condicionado por la educación secundaria y que la introducción de los másters como culminación casi imprescindible de los estudios de grado ha extremado aún más, son solo algunos de ellos.

El ministro de Universidades Joan Subirats ha encarado con determinación la herencia encallada de su predecesor Manuel Castells, para impulsar la nueva ley orgánica del sistema universitario. Quizá los aspectos más sujetos a debate político sean la regularización de las formas de gobernanza, incluyendo un mecanismo de elección de los rectores menos rígido que el previsto por Castells, o la regularización de derechos como el del paro estudiantil, aplazada una y otra vez. Pero resulta aún más esencial la voluntad de acabar con la precariedad y temporalidad del profesorado, que pasa por acabar con el abuso de la utilización espuria de la figura del profesor asociado y establecer una vía de acceso a la carrera docente con plazos razonables (10 años), imprescindible por otra parte para emprender la inapelable renovación generacional que se presenta en la próxima década. Y también la incorporación de fórmulas de microformación continua, con las que la universidad asume nuevos compromisos en la mejora de la competitividad del país (y suma nuevas tareas que le ayuden a dar sentido a su estructura y plantillas ante la evolución descendente de la curva demográfica).

Importe de las matrículas

Otro desequilibrio que arrastra el sistema universitario desde que el ministro Wert estableciera una amplia horquilla de precios para los créditos universitarios (y los recortes situaran a las universidades en una situación financiera acuciante) es la insostenible diferencia del importe de las matrículas entre las diversas comunidades autónomas (con Madrid y Cataluña sumamente por encima de la media). Un desequilibrio que se paliará ya el curso próximo con la entrada en vigor del límite máximo de 18,46 euros por crédito en los estudios de grado y los másters que habilitan para el ejercicio profesional.

Que los precios equiparen el coste de carreras humanísticas con pocos componentes prácticos y los estudios científicos, técnicos y sanitarios que deben asumir sobrecostes por su elevada carga experimental es un paso más en la equidad de acceso a la universidad: el acceso a unos estudios u otros debería depender de la capacidad y la vocación, no de factores económicos. Aunque el precio de la matrícula sea solo una parte de las barreras económicas de acceso y se deba actuar en otros muchos factores, como las becas salario o la posibilidad de compatibilizar estudios y trabajo. De lo contrario, la bajada de las matrículas puede acabar beneficiando a más estudiantes que podrían permitírselas que a aquellos que tienen dificultades económicas más extremas.

Compartir el artículo

stats