Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Poesía en Leciñena

Muy probablemente, entre todos los oficios de las letras los más envidiados sean los que practican el arte —que también es oficio, aunque raramente profesión, por la dificultad de vivir de ella— de la poesía.

Su manifestación, cuando alcanza la excelencia, se encuentra tan cercana a la música que, al ponerla en práctica, es decir, cuando los poetas recitan, mandolinas y violines, pianos y flautas parecen sonar en nuestros oídos tan dulcemente como las palabras que, desde los labios de los artistas, llegan a nosotros como aladas notas musicales.

Esa sensación, la de estar asistiendo a un concierto de música exquisita, me invade siempre que tengo la oportunidad de disfrutar de un recital de Raquel Lanseros.

El último, muy reciente, tuvo lugar en el Santuario de Nuestra Señora de Magallón de Leciñena, en una de sus solemnes salas de elevados techos, tanto como profundas son las raíces de la historia de este singular edificio, tanto como en su subsuelo se hunden bodegas, refectorios, cocinas, celdas, estancias que nos siguen hablando hoy del paso de los soldados y de las oraciones de los monjes, del hospedaje de peregrinos y refugiados, de escenas de recogimiento y de guerra.

Pocos lugares como este Santuario de Leciñena hay en Aragón donde la historia, en todas sus facetas, civil, religiosa, bélica, se muestre tan amplia, generosa, clara y, a la vez, tan misteriosamente.

Pocos lugares como este Santuario de Leciñena hay en Aragón donde la historia, en todas sus facetas, civil, religiosa, bélica, se muestre tan amplia

decoration

El Santuario de Nuestra Señora de Magallón ha sido recuperado para usos turísticos (dispone de albergue y restaurante, y se organizan visitas guiadas) y también para usos culturales, programando el Ayuntamiento de Leciñena eventos de destacado interés y calidad, como ese recital poético de Raquel Lanseros que nos elevó en alas de mágicas palabras convertidas en música.

Y es que el río poético de esta artista tocada por el ángel se desbordó en afluentes de belleza por un estuario de voces y corrientes. Como las diferentes firmas y estilos que pueblan y alientan las páginas de Ellas vuelan, la antología poética que la propia Lanseros, entre otros especialistas, ha dedicado a nombres tan relevantes como Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnick, Rosa Chacel o Violeta Parra, en cuyos versos suena también la música de los ángeles.

Compartir el artículo

stats