Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Teresa Viejo y la curiosidad

En la trayectoria literaria de Teresa Viejo destacan sus ensayos. Títulos como Hombres, modo de empleo, Pareja, ¿fecha de caducidad? o Cómo ser mujer y trabajar con hombres tuvieron enorme éxito y multiplicaron los lectores de una firma que, ya en la prensa, los sumaba por decenas de miles. No en vano Teresa Viejo había sido pionera en el periodismo de investigación y directora de la revista 'Interviú'.

Esa línea divulgativa suya acaba de verse reforzada con un nuevo libro, La niña que todo lo quería saber. La curiosidad: claves para una vida más inteligente y feliz (Harper Collins). Un ensayo, asimismo muy fluidamente escrito, en el que se profundiza en una idea o concepto que ha venido acompañando a la autora durante muchos años, con la misma constancia con que ella lo ha estudiado, documentado, analizado: la curiosidad.

Pero ¿qué es exactamente la curiosidad? ¿Qué significa ser curioso? ¿Qué ventajas puede reportarnos mantener una actitud curiosa, abierta, indagadora, hacia la vida que nos rodea, en particular hacia sus manifestaciones más singulares?

Ya en los primeros capítulos, la autora concluye que la curiosidad activa las potencias cerebrales —inteligencia, memoria, voluntad—, contribuyendo con claridad y tal vez decisivamente a proporcionarnos día a día, mejorándolos, una existencia más completa, interesante y feliz.

Como herramienta o potencia intelectual, la curiosidad sigue siendo, no obstante, una ilustre desconocida

decoration

Como herramienta o potencia intelectual, la curiosidad sigue siendo, no obstante, una ilustre desconocida. De cara a conocerla y aplicarla mejor, Teresa Viejo se esfuerza en indagar sus características y tipos. La intensidad de la curiosidad, la frecuencia en la que sentimos una atracción hacia lo nuevo, la duración o permanencia en nuestro ánimo de la pulsión curiosa, la variedad de motivos y motivaciones que despierta la curiosidad y la trascendencia o el fin ulterior de dichos reflejos serían grados o características de una misma fuente global de conocimiento, que se manifiesta de múltiples modos.

A su vez, desde el punto de vista tipológico, la curiosidad podría subdividirse, según uno de los muchos expertos consultados, el psicólogo Todd Kashdan, en una tipología diferenciada: curiosidad erudita, diversiva, social, empática, resolutiva, espiritual…

Un libro para conocer y conocernos mejor.

Compartir el artículo

stats