Kiosco

El Periódico de Aragón

Editorial

Última llamada para los Juegos

La postura del presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, amenaza con arruinar la candidatura conjunta para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030. No solo todavía no ha enviado por escrito la mala contrapropuesta que le comunicó al consejero de Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, la semana pasada, sino que además se está viendo claramente que trabaja solo para Cataluña. Solo así se entiende que no convoque ningún encuentro entre todos los participantes de la candidatura (gobiernos español, aragonés y catalán) sino que encima pone plazo (20 de mayo) y niega a Aragón lo que se ha hecho en otras citas olímpicas. Por ejemplo, dividir las competiciones masculinas y femeninas entre distintas sedes, algo que propuso Aragón para equilibrar pruebas en valles aragoneses y catalanes y que Blanco negó porque, según dijo, el COI no lo aceptaba. Sin embargo, en las ediciones de los años 1984, 1992 y 2006 se dividieron las competiciones de esquí alpino de hombres y mujeres y lo mismo se hará en el 2026 en la cita de Milan-Cortina d’Ampezzo.

Si las posiciones están tan alejadas no es por Aragón, que incluso plantea unos Juegos «de país» con pruebas en toda la cordillera pirenaica

decoration

Si las posiciones están tan alejadas no es por Aragón, que incluso plantea unos Juegos «de país» con pruebas en toda la cordillera pirenaica, mientras que Cataluña habla de presentar una candidatura por separado. Una mala idea, porque la única posibilidad de que triunfe se basa en que haya una única aspirante, dejando atrás las divergencias políticas que han llevado a la ruptura.

Es conocida la reticencia del Comité Olímpico Internacional (COI) a conceder la organización de los Juegos a países en los que no existe unidad política y en los que la candidatura no cuenta con el aval de todos los gobiernos implicados. La semana pasada, el COI ya advirtió de que las diferencias políticas hacían «perder credibilidad» a la candidatura de los Pirineos, que ya de por sí tiene el difícil reto de demostrar que puede adaptarse tanto a las condiciones climáticas locales como a las exigentes criterios de sostenibilidad fijados por el COI.

La unidad es imprescindible porque la competencia es poderosa. Dos ciudades norteamericanas, Salt Lake City (EEUU) y Vancouver (Canadá), y una japonesa (Sapporo) competirían con la candidatura española. Las tres tienen la ventaja de la experiencia porque ya han organizado antes Juegos Olímpicos de Invierno, pero también la desventaja de repetir candidatura, mientras que los Pirineos nunca antes han conseguido unos Juegos de invierno. El presidente del COE debería apurar las negociaciones hasta el final y reconstruir la unidad de la candidatura, huyendo de su actual postura.

Compartir el artículo

stats