Kiosco

El Periódico de Aragón

Nerea Vadillo

Inteligencia artificial

Nerea Vadillo

Montero versus Olona

Entre col y col, lechuga. O lo que es lo mismo, entre estas dos pedazo de coles, cerebros limitantes-limitados ambos, un poquito de lechuga. Ni el feminismo antimaternidad y antifamilia, que la portavoz de Vox en el Parlamento, Macarena Olona, asegura abandera la señá ministra, ni el feminismo que Montero representa, debieran ser los estandartes de una sociedad avanzada e igualitaria que se preste. Tan patético resulta, el uno como el otro. Déjense de egos, intereses políticos, manifiestos e interpretaciones ideológicas de una libertad y un derecho meridiano, la igualdad entre hombres y mujeres. Escuchándolas a ustedes disputarse en duelo, esgrimiendo la palabra como arma arrojadiza, y los discursos de medio pelo político como demostración de poder o supremacía de unos sobre otros, los presupuestos de la derecha sobre los de izquierda, o viceversa, no cabe sino preguntarse cuándo será el día en que este mal endémico que vive nuestro país desde hace tantas y tantas décadas, deje de lastrar el frágil sistema democrático español y el futuro de nuestra sociedad, sostenida en cimientos asentados sobre arenas movedizas. Ministra de Igualdad, las españolas del siglo XXI somos lo que somos y tenemos lo que tenemos, no solo gracias a la lucha protagonizada por nuestras ancestras mujeres, sino porque hubo un grupo de personas valientes, hombres y mujeres, que lucharon juntos por liberar a la sociedad de los credos, creencias, costumbres y leyes más caducas y limitantes. Basta ya de reproches, entre unos y otros bandos, o lo que es peor, entre mujeres. Son tiempos de cambio, de transmutación, de cicatrización de viejas heridas y de mirar al futuro con paso firme. «Que viva la lucha de las mujeres», compañera Montero, pero sin ponerse a la altura del «enemigo».

Compartir el artículo

stats