Kiosco

El Periódico de Aragón

Ricardo Barceló

CRUCE DE CAMINOS

Ricardo Barceló

Andorra y la doble cara de la política

El relato de la España abandonada cala en la provincia a pesar de que las inversiones llegan y se multiplicarán en próximos meses

Vista aérea de las voladuras en la térmica de Andorra

Vista aérea de las voladuras en la térmica de Andorra Endesa

Para ver este vídeo regístrate en El Periódico de Aragón o inicia sesión si ya estás registrado.

Vista aérea de las voladuras en la térmica de Andorra Ricardo Barceló

Una de las grandes incógnitas que encierra la política aragonesa es qué apoyos recibirá Aragón Existe en las elecciones autonómicas y municipales de 2023. La respuesta a esta pregunta no llegará hasta que se conozcan los resultados de estos comicios y será determinante para configurar el nuevo parlamento aragonés, que estará más atomizado que nunca. Pero hasta entonces convendría analizar cuál es el posicionamiento de esta formación en asuntos que conciernen a los ciudadanos de la comunidad y que van a formar parte del debate político durante los próximos meses. Las políticas de despoblación no lo abarcan todo. Hay mucho más. El desarrollo industrial, la política educativa, la fiscalidad, la financiación autonómica, los proyectos estratégicos como la nieve, la logística y las energías renovables, el modelo sanitario y la vivienda son solo algunos de los temas que exigen un posicionamiento claro para que el votante pueda tener un criterio a la hora de depositar su voto en las urnas.

Esta reflexión viene a cuenta de la demolición de las tres torres de la térmica de Andorra --símbolo de la industria minera en los últimos 40 años--, y de la inversión de 370 millones que la empresa catalana Oxaquim realizará en el municipio turolense. Esta planta química será un referente a nivel mundial y permitirá crear 380 puestos de trabajo, muchos más de los que había en la central cuando cerró en junio de 2020. Estos dos hechos, simbolizan como ninguno el proceso de reconversión en el que está inmerso la economía de la provincia.

Esta planta química será un referente a nivel mundial y permitirá crear 380 puestos de trabajo, muchos más de los que había en la central cuando cerró en junio de 2020

decoration

La negociación de esta inversión y de la transición hacia una nueva era de energías renovables ha estado capitaneada por el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, que además es presidente del PAR, un partido que históricamente ha cosechado buenos resultados en la provincia de Teruel, donde nació Teruel Existe. La formación aragonesista también está detrás de proyectos emblemáticos y dinamizadores como Motorland y Dinópolis, que, entre otros, también ha impulsado el PSOE de Javier Lambán y Mayte Pérez. Pero ninguna de estas dos formaciones parece encontrar la fórmula que permita convencer de estos logros al electorado turolense y evitar así que los resultados de las elecciones generales de 2019 se repitan. Entonces, Teruel Existe superó en casi 900 votos a los socialistas y fue la primera fuerza en la provincia, con 19.761 votos. 

El discurso de la despoblación y de la España abandonada ha calado de tal forma en España que el modelo de Teruel Existe se ha replicado en varias comunidades. Sin embargo, su eclosión no está avalada todavía por una gestión eficaz y sí en las expectativas y en la sensación de orfandad de los turolenses, aunque en muchos de los casos no esté justificada, sobre todo en un momento en el que los recursos son escasos y es preciso priorizar las inversiones y los gastos. 

Voladura de las torres de la central térmica de Andorra Raúl Gascón

La provincia presenta déficits históricos difíciles de compensar, pero ello no significa que esté olvidada. El argumento es falaz. A la inversión de 370 millones anunciada esta semana, se suma la de Tönnies en Calamocha, las llevadas a cabo en el aeropuerto de Teruel (que no deja de crecer), las de los hospitales de Teruel y Alcañiz, el Observatorio Astronómico de Javalambre y la candidatura para que la provincia acoja la sede de la Agencia Espacial Española, en la que está empeñada la consejera de Ciencia y Universidad, y líder de Podemos en Aragón, Maru Díaz. Andorra, además, será en los próximos meses destino de nuevas inversiones a través del concurso de renovables del Ministerio de Transición Justa y Reto Demográfico al que se han presentado una docena de proyectos de empresas punteras, lo que compensará el crack que supuso el cierre de la térmica. Térvalis, Forestalia, Endesa, Naturgy, Enagás, Fertiberia son solo algunas de las compañías que tienen sus ojos puestos en la villa minera. 

A la inversión de 370 millones de Oxaquim, se suma la de Tönnies en Calamocha, las llevadas a cabo en el aeropuerto de Teruel, las de los hospitales de Teruel y Alcañiz y la candidatura para que sea sede de la Agencia Espacial Española

decoration

Teruel Existe protestó el pasado viernes por la demolición de las torres de Andorra. Las razones pueden ser discutibles, pero en política los hechos deberían tener más peso que las expectativas y los deseos. H

Compartir el artículo

stats