Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Ingleses en la India

Debo reconocer que, entre los novelistas británicos más clásicos, nunca fue de mi especial predilección E. M. Forster. Comparado con Somerset Maughan, Galsworthy, Chesterton y otros contemporáneos siempre me pareció un tanto premioso y algo superficial. Por eso cuando el sello Navona me invitó a releer de nuevo la que se ha considerado su obra cumbre, Pasaje a la India me resistí un tanto, para ceder finalmente ante la magnífica edición y la traducción de José Luis López Muñoz.

Pasaje a la India se basa en una serie de personajes de raza blanca, netamente británicos, obligados o deseosos, según cada cual, a convivir con hindúes en la que fue joya colonial inglesa.

Las ciudades indias, su abigarramiento, con sus costumbres, con la dificultad del idioma y tantos otros obstáculos suponían una seria prueba de adaptación y convivencia para los recién llegados de Londres. La habilidad de E.M. Forster radica en poner en contacto a unos con otros sin que se produzca por ninguna de las dos partes un rechazo inicial que haría imposible, ya no cualquier conflicto, sino la más mínima empatía o sinergia argumental.

Por uno y otro lado, el de la mera vecindad y el más profundo de los sentimientos, va consiguiendo el escritor que ese Pasaje a la India se transforme, además de un viaje físico, largo y agotador, en un tránsito emocional y espiritual igualmente prolongado y difícil.

El amor, en sus distintas manifestaciones, desde la rutina conyugal a la amenaza de un asalto pasional irá poco a poco, página a página, imponiéndose al resto de sentimientos, hasta centrar dramáticamente la trama con un suceso ambiguo, inquietante, que dividirá a británicos e hindúes en dos bloques tan inconciliables como debieron serlo previamente a la colonización.

Ese retorno a la división, al encono, al rencor, tendrá como telones de fondo el prejuicio, el cliché, la injusticia… Y será aquí será donde la pluma de Forster afine con mayor precisión su escalpelo psicológico para trazar definitivamente un elenco de personajes crecidos en torno a sus dudas interiores y a la indudable y persistente presión de un racismo muy lejos de haber sido extirpado.

Un viaje interesante a la India colonial y al alma de sus colonizadores y de sus súbditos, un poco en clave de leyenda negra.

Compartir el artículo

stats