Kiosco

El Periódico de Aragón

Nicolás Espada

Aragón necesita trabajadores

Si todos los proyectos que se están anunciando en los últimos meses estuvieran ya en marcha, habría que ir a buscar empleados fuera de la comunidad. El Gobierno de Aragón está haciendo a la perfección la captación de empresas, pero no hay tanta gente para trabajar

A principios de este 2022, el presidente del Gobierno aragonés, Javier Lambán, decía en una entrevista concedida a EL PERIÓDICO DE ARAGÓN: «Mi objetivo es llegar al pleno empleo en el año 2024». A día de hoy, bien se podrían hacer dos afirmaciones. La primera, que el pleno empleo prácticamente ya está, pues de los 60.000 desempleados que dicen las estadísticas que hay, realmente sin ningún tipo de trabajo solo hay unos 20.000, puesto que el resto están inscritos en el Inaem pero van haciendo trabajos. Y la segunda reflexión, que si todos los proyectos empresariales que están en marcha en la actualidad y que se han anunciado estuvieran ya funcionando, a pleno rendimiento, Aragón no tendría trabajadores suficientes para cubrir todas estas necesidades. Habría que buscar gente de fuera de la comunidad. Es mucho mejor esta situación que encontrarnos con que no hubiera puestos de trabajo para la población. Pero tenemos un problema.

El Gobierno de Aragón está haciendo bien su trabajo. Evidentemente, aunque durante muchos meses parecía que solo se atendían hospitales, residencias y el material sanitario, no era así. Todo lo que ahora se está cerrando en cuanto a proyectos industriales es fruto de mucho tiempo de trabajo, también durante la pandemia. El equipo económico del cuatripartito ha logrado tener un sistema de gestión de proyectos competitivo basado en la celeridad a la hora de los trámites y la burocracia y da la impresión que han aprendido bien cómo se mantienen las relaciones comerciales, sobre todo, con las multinacionales, que parece lo más complicado. Los equipos de Aragón Exterior (Arex) y de la consejería de Marta Gastón lo están haciendo bien en el plano internacional y en el nacional, el papel del vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, parece vital. Un buen dispositivo y con ciertas habilidades que ha hecho posible la atracción de tantos proyectos y otros que desde el Gobierno de Aragón aseguran que veremos en las próximas semanas.

Los campos son variados: los sectores de comunicaciones y logística, las inversiones en suelo, en el PTR o en la Plataforma de Zuera, Aragón tiene mucho suelo disponible, solo que el problema es Zaragoza, ya que todas las empresas quieren estar en la capital o cerca o en zonas con buenas infraestructuras de comunicación. Se va cubriendo pero el problema es que no hay gente para tanto empleo. De hecho, en la hostelería, ya se van a buscar a los camareros a Sudamérica porque aquí no hay (aunque el problema también en algunos casos es que los sueldos son excesivamente escasos).

El problema básico que hay que solucionar cuanto antes es que la Formación Profesional, la FP, está atrás aún. No tenemos a gente bien formada para las nuevas especialidades. La logística no es mover cajas a camiones. Por eso es necesario crear grados de FP sobre la materia. Hay empresas en Aragón que están enviando a sus trabajadores a Navarra para que se formen. En Fraga había problemas para conseguir a 900 trabajadores para la empresa farmacéutica Becton Dickinson, de ahí que tomara mucha importancia este aspecto en la puesta en marcha de su nueva planta de Zaragoza. De hecho, en Fraga llevan tiempo pidiendo módulos específicos de FP. En general, los empresarios están instando a que el Gobierno aragonés ponga en marcha nuevos módulos o grados de FP porque falta mucha formación. Así, en Aragón no hay ningún grado sobre medio ambiente, una especialidad que cada día va a más. Otro ejemplo. Hay muchos dineros para rehabilitación de viviendas de los fondos europeos, pero falta mano de obra en la construcción. En Teruel, faltarían unas 4.000 personas para trabajar y en Andorra, con todos los proyectos que se ha anunciado en las últimas semanas, habría 300 personas más dadas de alta en la Seguridad Social que cuando funcionaba a pleno rendimiento la industria del carbón.

Es evidente, pues, que Aragón necesita trabajadores para cubrir todos los empleos que se van a ofrecer en los próximos meses y muchos no se van a ocupar con gente de la tierra por culpa de la falta de FP. Es cierto que se ha anunciado un aumento de esta educación, pero hay que potenciarla aún más. Hay muchos empresarios que temen morir de éxito.

Compartir el artículo

stats