Kiosco

El Periódico de Aragón

Editorial

Hacia la electrificación del sector del automóvil

La carrera hacia la electrificación del sector del automóvil es un hecho que nadie discute. España se ha posicionado en un mercado global sujeto a constantes vaivenes y grandes dosis de incertidumbre, pero sus 17 plantas de producción le han convertido en la segunda potencia europea solo por detrás de Alemania. El reto ahora es mantener ese estatus y reforzarlo con el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del Vehículo Eléctrico (PERTE VEC), que el Gobierno central ha dotado con 2.975 millones de euros procedentes de los fondos europeos.

La factoría de Stellantis en Figueruelas ha mostrado sus cartas después de que el grupo, pilotado por Carlos Tavares, presentase su plan de inversiones para las tres factorías que tiene en España (Vigo, Villaverde y Figueruelas). Esta última concentra casi el 80% del total de la inversión prevista por la multinacional, con 223 de los 266 millones anunciados, lo que supone una gran noticia y anticipa la llegada de dos nuevos modelos a la fábrica aragonesa, el Peugeot 208 y el Lancia Ypsilon, ambos en sus versiones eléctricas.

La electrificación de Figueruelas será vital para que la planta mantenga sus aspiraciones en el futuro y siga siendo un referente en volumen de producción, pero también en estándares de calidad y capacidad para lanzar al mercado productos que cuentan con una importante aceptación por el consumidor europeo.

En el plan para la fábrica de Zaragoza, denominado TESIS y presentado por Stellantis la pasada semana, participarán un total de 23 compañías, de las que el 88% serán pymes de hasta seis comunidades. De todas ellas, el 46% serán aragonesas, lo que también arroja esperanza sobre el tejido productivo de la industria automovilística regional. El escenario, por tanto, es favorable (si no han nuevos contratiempos en un sector golpeado por la pandemia y la crisis de suministros), ya que estas inversiones permitirán a Figueruelas afrontar los dos próximos años con proyectos en cartera y el lanzamiento de nuevos modelos. Además, las pymes aragonesas no solo trabajarán en el PERTE de Stellantis sino que muchas de ellas estarán incluidas en los de otros fabricantes como Seat, Renault o Volkswagen, Ford y Mercedes, entre otros.

La nueva era en la que se adentra el automóvil exige un cambio de mentalidad, estimular la compra de estos vehículos y dotar a la red de infraestructuras. Desde la perspectiva laboral, es posible que la electrificación reduzca el volumen de empleo tal y como lo entendemos ahora, pero abrirá oportunidades que podrán compensar ese impacto inicial.

Compartir el artículo

stats