Kiosco

El Periódico de Aragón

Nicolás Espada

Reparto parejo en el deporte

Se van dando pasos en positivo para visibilizar que las mujeres son capaces de ser también grandes campeonas en cualquier competición deportiva. Pero falta mucho porque se sigue cayendo en lo trivial y en los mismos deportes de élite de los hombres

La Real Federación Española de Fútbol ha escenificado esta semana el acuerdo por el que las jugadoras de la selección española absoluta tendrán el mismo reparto económico que sus homólogos masculinos en lo que a primas y derechos de imagen se refiere. No es una igualdad real, porque no cobrarán lo mismo que los hombres, pero es un paso hacia ella. Algo que no es tan excepcional porque viene recogido en la nueva Ley del Deporte, y además ya es una realidad desde hace tiempo en países como Noruega, Dinamarca, Finlandia, Inglaterra, Sierra Leona, Australia, Nueva Zelanda, Brasil, EEUU y Países Bajos. Pero bienvenido sea este acuerdo a la vanguardia de la cúspide europea. Es el camino a seguir, pero es evidente que hay mucho que hacer todavía para impulsar el deporte femenino y que esas distancias con el masculino se vayan acortando poco a poco.

Por eso, EL PERIÓDICO DE ARAGÓN continúa con su política de dar visibilidad a las mujeres deportistas y, de igual manera que cada semana ponemos en valor a una de ellas, mañana lunes vamos a entregar, por cuarto año consecutivo, los premios Mujer y Deporte con los que queremos crear una corriente de pensamiento positivo y rendir homenaje a las mujeres deportistas y entidades, a quienes dan impulso al deporte base femenino y a quienes han hecho historia con toda una trayectoria. Porque esto es como el 8M: no es solo un día al año, hay que estar permanentemente reivindicando a la mujer porque de lo contrario el mundo masculino sigue empoderándose.

En los últimos años es cierto que se han dado pasos muy importantes y hay muchas mujeres aragonesas que pueden presumir de haber hecho carrera en el mundillo deportivo o de estar haciéndolo. Pero hay que reflexionar dónde, cómo y de qué manera. Aparte del acuerdo económico de las chicas del fútbol, estos días vamos a ver a la propia selección de fútbol que juega la Eurocopa y con opciones de hacer algo importante. Además, en la concentración hay tres mujeres aragonesas: Mapi León, Marta Cardona y Salma Paralluelo, distinguidas ya, por cierto, por nuestro diario en otros premios Mujer y Deporte y en Aragoneses del Año. Probablemente, junto a ellas, tenemos en mente también a los equipos femeninos de baloncesto, tanto en nuestra comunidad como a nivel nacional, y seguro que somos capaces de dar nombres de tenistas españolas que destacan en las competiciones internacionales, o atletas sobre las que recordamos importantes pruebas, por no hablar de la gran Teresa Perales o de las hermanas Alayeto, entre otras. Pero hay muchas más sobre las que hay un gran desconocimiento. Porque también hay mujeres españolas y aragonesas que corren carreras ciclistas, piragüistas, alpinistas, triatletas, judocas, golfistas o que compiten en otras modalidades como la halterofilia, E incluso hay dos mujeres aragonesas que están consideradas de las mejores esquiadoras españolas en la actualidad: Celia Abad e Inés Sanmartín. Pero son invisibles, aunque hagan unas magníficas marcas y logren importantes triunfos.

El deporte femenino que tiene visibilidad da la impresión que solo es una réplica del masculino y el resto no existe. Grandes cifras de asistencia de público en el fútbol femenino... Pero nada más. Y no es eso. Por esta razón es por la que hay que seguir prestando atención desde los medios de comunicación a las competiciones deportivas con presencia de mujeres y es lo que llevamos marcado en el ADN de nuestro diario. Las mujeres, igual que en todas las demás actividades de la sociedad española actual, son una parte más del deporte y no cabe ningún tipo de menosprecio ni trato desigual. En los últimos años, empresas patrocinadoras del deporte, los propios clubs deportivos, y las grandes cadenas de televisión, han dado un mayor impulso a la actividad deportiva femenina, pero falta mucho para que sea real. El deporte escolar también ha tenido un gran impulso porque las niñas tienen que empezar a emular a las grandes campeonas que tienen que estar presentes en la sociedad con sus triunfos. Las niñas tienen que ver que es posible también para ellas llegar a lo más alto del podium. Pero es necesario no parar en esta reivindicación que no deja de ser la de siempre: los hombres y las mujeres somos iguales. H

Compartir el artículo

stats