Kiosco

El Periódico de Aragón

Alfonso Alegre

Apuntes al margen

Alfonso Alegre

Futuro del Real Zaragoza

Hace ya año y medio publiqué dos columnas con el título Real Zaragoza RIP en este mismo medio. En la primera de ellas se explicaba la lamentable situación patrimonial del club con una deuda enorme y unos activos que en buena parte son entelequias. Y en la segunda cuáles eran las opciones que tenía el club de cara al futuro, dada la penosa situación patrimonial. Eran tres: desaparecer, un milagro del tipo descubrir al próximo Messi y finalmente recibir una fuerte inyección de capital por parte de un millonario ruso o de un jeque árabe. Debo reconocer que me equivoqué, jamás imaginé que fuera a ser un millonario cubano-americano. Aunque en esencia es lo mismo. Es alguien que la primera vez en su vida que pisó la ciudad de Zaragoza fue para firmar el acuerdo de compraventa del club.

El acuerdo reducirá un poco la deuda, en particular por el pago de parte del préstamo que los antiguos accionistas le habían hecho al club. Además, parece que se usarán los dineros del fondo CVC para el mismo fin. La cruz de los fondos de CVC es que suponen la pérdida de una parte de sus derechos televisivos durante muchísimos años. Me atrevo a decir que esto de CVC es pan para hoy y hambre para mañana. No obstante, y dado que la situación financiera sigue siendo mala, con una enorme deuda, bienvenido sea cada año que sobreviva el club.

Siendo objetivos, la posibilidad de que el club ascienda a Primera, como forma de redimir la deuda, sigue siendo muy remota por una cuestión de presupuestos. El del Zaragoza es de los bajos de segunda y así es difícil ganar. Por ello el futuro del club depende de la voluntad de los nuevos accionistas de soltar la panoja. Aquí nos podemos encontrar con dos casos extremos. El del Chelsea, PSG o Manchester City, donde se han regado los clubs con dinero árabe y ruso hasta ponerlos en la cima. Y en el extremo contrario el del Valencia, Málaga o el Racing de Santander, donde la entrada ha sido un desastre para los clubes. Lamentablemente son más frecuentes los segundos ejemplos que los primeros.

La cosa pública en todo esto es si, sin tener certidumbre sobre el futuro del club, la ciudad debe embarcarse en un gasto multimillonario con el tema del estadio. Una buena muestra de la voluntad de los accionistas será saber cuánto va a poner el club para la reforma y si lo avalarán personalmente los propietarios.

Compartir el artículo

stats