Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Teruel y las estrellas

La candidatura de Teruel para albergar la Agencia Espacial Española reúne todos los requisitos de idoneidad, ofreciéndose sin duda como la más atractiva y coherente de cuantas parece vayan a optar, en el marco de una política de descentralización, a esta nueva concesión o sede periférica.

Partiendo de una excelente situación geográfica y estratégica, de idóneos terrenos, del aeropuerto de Caudé, con sus magníficas naves y pistas, de instalaciones como Galáctica y del esfuerzo que vienen haciendo el Gobierno de Aragón y el resto de instituciones implicadas en el desarrollo económico de la provincia turolense, la oferta aragonesa para acoger la Agencia Espacial es muy sólida.

Bastante más, en principio, que la propuesta madrileña de Tres Cantos (no cumpliría con el axioma de descentralizar), la sevillana (tampoco, al reindustrializar una zona ya de por sí rica), o la canaria (islas de riesgo estratégico debido a los conflictos subsaharianos).

¿Se conseguirá, entonces, esa Agencia para Teruel? Así, en buena lógica y, sobre todo, en buena lid, debería ocurrir, pero recientes experiencias con respecto a grandes operaciones, como la electrocutada puja por las fábricas de baterías o los abortados Juegos de Invierno 2030 han contribuido a generar un clima de cierto pesimismo en nuestra comunidad. Como si Aragón, políticamente con menos peso en Madrid que otras autonomías, no consiguiera hacer valer sus argumentos, cediendo una y otra vez, siempre en última instancia y nunca sin haber dado la batalla, ante criterios tan variopintos y discutibles como las conexiones portuarias o fronterizas, el número de población o la proporción de escaños en el Congreso de los Diputados.

Siendo esta vez las expectativas francamente alentadoras tampoco cabe echar las campanas al vuelo, no sea que otra opción con mejor estrella se nos adelante y estrelle nuestro cohete espacial contra un pozo de decepción.

Pero mientras todas estas operaciones de futuro, como también el Mundial de Fútbol o Jaca 2034 van perfilando sus proyectos reales para Aragón, nuestra comunidad, al margen de la lotería del Gobierno central o del Comité Olímpico, haría bien en ir programando sus propios objetivos. Aquellos a los que otros aportarán más o menos recursos, pero en los que no podrán hacer tongo.

Compartir el artículo

stats