Kiosco

El Periódico de Aragón

Álvaro Sierra

Al viejo árbol

Álvaro Sierra

Ser de izquierdas es un lujo

Andalucía ha marcado una tendencia: votar a la izquierda es un producto de lujo y al alcance de los que menos sufren. Varios datos corroboran esta afirmación. La suma de PP, Vox y Ciudadanos ha doblado sus votos en las secciones más pobres de Andalucía, pasando del 20% al 50% en siete años. El partido de Teresa Rodríguez, antes llamado Podemos, tiene más porcentaje de voto en las rentas altas que en los que menos tienen. En la llamada clase trabajadora u obrera, un 18% votó al PSOE y un 21% al PP. Entre los que menos renta tienen, la extrema derecha de Vox saca más porcentaje de voto que la izquierda del PSOE.

Las cifras son indiscutibles y explican algo que la izquierda aún no entiende: sus recetas no representan a las capas sociales tradicionalmente llamadas progresistas. La incertidumbre actual, en una situación de altísima inflación y junto a la previsión de un otoño convulso, apuntalan un desgaste del gobierno de Sánchez y Podemos. Y no es porque se perciba a un PP distinto con Feijóo, que tiene una mayor sensación de estabilidad. Es que la izquierda tiene un discurso agotado que la guerra de Ucrania ha finiquitado.

Ningún problema de los que se escuchan en la calle presenta a la izquierda como solución. El mantra verde se desvanece por la ausencia de fuentes de abastecimiento, no por un compromiso ecologista. Las batallas culturales no dan de comer, en plena inestabilidad económica. El nacionalismo no da respuesta a problemas globales. Y el debate existencial en la izquierda no resuelve los desafíos geopolíticos que emprende la OTAN. Ni la izquierda busca atajar la presión migratoria ilegal que está siendo promovida por terceros países.

El Gobierno más progresista de la historia de España va de derrota electoral en derrota electoral. Su relato está alejado de una sociedad cansada que no quiere clases de superioridad moral sino certidumbre, estabilidad y gestión económica.

Compartir el artículo

stats