Kiosco

El Periódico de Aragón

Marian Rebolledo

Ni ‘bullying’ ni ‘bulan’

Puede que Saray sea la víctima que marque la diferencia entre hacer la vista gorda con el bullying y convertirlo en un problema de la importancia debida. Porque además de los culpables evidentes (los niños y niñas que ejercen el abuso, el colegio) hay otros de los que se habla menos, pero que tienen su responsabilidad. Están esos papás y mamás líderes de la manada, los que siempre saben qué cartulina hay que comprar, y que también saben qué niños se quedan fuera de los cumpleaños por sistema, y no hacen nada. Están los sindicatos de profesores que siempre se protegen entre sí (tras lo de Saray oí decir a una representante sindical que es que necesitan menos horas lectivas y más formación sobre el acoso: señora, si usted es educadora y necesita formación para reconocer un maltrato de libro, lo que usted necesita es cambiar de trabajo).

También está la directora del colegio de Saray, al parecer ocupadísima como para recibir a la familia. ¿Recibe muchas peticiones de entrevistas, o es que tenía que cumplir estrictamente el horario laboral, y no le quedaban huecos en la agenda? Y luego están las víctimas, además de Saray. Por ejemplo su hermano, integrado en el colegio y que ahora se tiene que marchar. O sus padres, que siempre se preguntarán si pudieron hacer algo más por ayudar a su hija.

Por eso me parece clave que haya padres como Julio R. D., cuyo testimonio recogía el otro día este periódico, que se plantea crear una asociación de familias con niños afectados para poder hacer fuerza y solicitar medidas concretas. Porque, y siento decirlo, ni los colegios ni las familias no afectadas ni el sistema son capaces de evitar que, año tras año, haya niños que sufran bullying en la escuela.

Compartir el artículo

stats