Kiosco

El Periódico de Aragón

Juan Bolea

Sala de máquinas

Juan Bolea

Artistas y héroes: Ucrania

Ni las fosas comunes con cientos de cadáveres en descomposición, ni esos bosque de cuyas entrañas regresan embarrados cuerpos, ni esos cielos plomizos por el humo de la pólvora representan el paisaje, la belleza, el alma de Ucrania. Porque antes de la guerra se jugaba en los bosques coloreados de verde oscuro y caldero, amarilleaban los trigales y el mar era de un azul profundo… hasta que el negro telón de la guerra transformó aquel bellísimo país en el escenario de una película nuclear.

Muchos no saben que es allí, en Ucrania, donde se han escrito algunos de los más bellos poemas de nuestro tiempo y pintado muy hermosos cuadros.

Los admiramos, los vemos y los leemos en la antología Por un puñado de tierra. Poesía y Pintura de Ucrania, que acaba de publicar Reino de Cordelia en una edición bilingüe diseñada por los traductores Luis Gómez de Aranda y Olena Kúrchenko. Su cuidada presencia nos permite pasear por un imaginario museo contemporáneo de pintores ucranianos bebiendo el agua fresca de su poesía.

Descubrir y admirar a Petró Levchenko, por ejemplo, cuyos Patios de la catedral de Santa Sofía nos conmueven por la nieve que blanquea los tejados y las doradas cúpulas, dando luz al duro invierno campesino que, sin embargo, En el hayedo, de Volodímir Orlovsky, retrocederá al otoño, cobres y sienas para los troncos y ramas de hojas rojas y amarillas tapizando un sendero por el que cabecea el ganado. También el mundo urbano sería inspiración para pinceles y óleos: Una calle de Jarkov, de Anatoly Galaktiomovich nos invita a pasear por esta hermosa ciudad cuando estaba libre de rusos y morteros…

Igualmente los poetas ucranianos nos sugieren soñar con cristalinas imágenes de su país y con el espíritu de libertad de sus gentes. Fue Taràs Shevchenko quien compuso los preclaros versos: «Libres de toda cadena/con el corazón abierto/sabes que tiene en el mundo/cada casa su verdad/su palabra y pensamiento/su fuerza y su libertad». O Lesia Ukrayinka quien soñó: «Por la ventana me asomo y miro/el limpio cielo, las nubes blancas./ Arde en su cénit el sol de estío,/ la mar refleja su luz muy clara». Mykhola Bazan: «No todo lo que amamos será pasto/vencido de gusanos./Verde y fresca/la menta crecerá sobre la arena./Yo sabré dónde ir, por cuál camino».

Artistas y héroes: Ucrania.

Compartir el artículo

stats