Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Álvaro Sierra

Teruel: sin detalle ni concreción

Quizá parezca apresurado pero, si de promesas cumplidas hablamos para la provincia de Teruel, quien tiene que sacar pecho es el gobierno de Javier Lambán y no tanto el Ejecutivo de Sánchez. Para empezar, la construcción de dos hospitales de vanguardia en la provincia ya es algo que da para celebrar, tras tantos años de demandas históricas, presupuestos fallidos u obras inacabadas con amenaza de terremoto.

Tras esto, lo suyo es equipar como corresponde a estos centros hospitalarios para no tener moles vacías que llenan titulares. Es más que imperioso planificar ya las plantillas y proceder a su contratación con contratos estables, bien remunerados y sanitarios comprometidos.

Lo que sí que perjudica a la fe que crece en Teruel por la reversión de sus déficits históricos son las promesas que no tienen ni detalle ni concreción. El mejor ejemplo es el convenio de transición justa que Teresa Ribera vendió en Andorra sin detallar mucho más. Como vivimos tiempos de política liquida y titulares grandilocuentes, se citó mucha cifra de inversión y empleo pero poco más.

Sin concretar los proyectos elegidos o qué desarrollo empresarial habrá en la zona, se vuelve a generar una fatiga en el territorio. Están hartos de creer en fórmulas de crece pelo. Cuatro años después de un convenio prometido y una central térmica derruida en plena crisis energética, poco se ha avanzado.

Otra de las promesas que quedan en el aire son las ayudas laborales a las empresas turolenses, que Sánchez pactó en su investidura con Teruel Existe y que tres años después ni están ni se les espera. Esta falta de impulso político del Ejecutivo de Sánchez denota que el discurso a favor de la España Vacía es un slogan más vacío que la provincia. Nadie quiere dar facilidades a una provincia que no suma votos.

Compartir el artículo

stats