Kiosco El Periódico de Aragón

El Periódico de Aragón

Javier Fernández

EL ARTÍCULO DEL DÍA

Javier Fernández López

A vueltas con España

Quienes vivimos en la actualidad somos los que construimos el día de mañana, y ahí entran los políticos

En la plataforma de Movistar están echando un documental que ha dirigido Iñaki Gabilondo. Según ha explicado es el último trabajo que hace como periodista y ha decidido que sea un audiovisual con la pregunta de ¿Qué es España?

He seguido durante años a este guipuzcoano en su trabajo en la cadena Ser y, hace muchos años, dirigiendo los informativos de TVE. Un grande de la comunicación.

Me he puesto a ver el documental por ser Gabilondo el director y conductor, sin saber quiénes eran las personas elegidas para dar su opinión. Lo he visto dos veces, con algunos días entre medio, y debo manifestar que una vez más ha acertado. Algunos de los intervinientes me eran desconocidos y dos me caen mal. De lo que he visto y oído en el programa y tras hacer algunas relecturas sobre el tema me atrevo a poner hoy, negro sobre blanco, lo que pienso sobre esta pregunta que ha intrigado a grandes pensadores y a muchos españoles de a pie.

La España actual, a la que sí podemos y debemos citar así, España, es fruto del transcurso de muchos años, siglos, y en la mayoría de ellos la realidad política no era España, hemos tenido muchos nombres y, a veces, erróneamente la citamos de la misma manera. Esto que acabo de escribir puede parecer una perogrullada, pero tiene su importancia ya que hay quien opina que los españoles hicimos la reconquista contra los moros.

Antes de nada, deberíamos aceptar que somos fruto de la geografía. Estamos en el mundo en un determinado lugar y eso nos condiciona, para lo bueno y para lo malo. Somos el sur de Europa, en el extremo occidental, y el ansia exploradora o conquistadora de personas del norte les ha hecho visitar estas tierras y, en ocasiones, se han quedado por aquí. Al ser el extremo occidental de un mar, el mediterráneo, por esa vía también nos han visitado, desde el sur y el este, decidiéndose muchos de ellos a instalarse por aquí. Conclusión de lo que acabo de escribir: somos fruto de mezclas, de muchas y variadas. Si hoy vivimos en un Estado es porque así lo hemos decidido, no porque tengamos genes o antecedentes iguales.

Siguiendo con la geografía, nuestra posición y la tierra que pisamos nos permiten una alimentación y unas costumbres muy concretas, somos de estar al aire, de tomar el sol, y eso propicia muchas interacciones con otros. Nuestra sociabilidad es alta, nos relacionamos con facilidad y tenemos unas condiciones vitales que nos sitúan a la cabeza en los índices oficiales de quienes más viven.

Muy importantes son, a mi juicio, las palabras que ese sabio que es José Álvarez Junco dijo en el programa: tenemos que saber que cada cincuenta años, más o menos, damos un cambio notable. Todas las sociedades mutan y es lógico que así sea, por lo que seguir manteniendo esas tonterías de la historia que se repite y de las tragedias o comedias que vuelven a visitarnos es engañarnos. La historia, la que nos han contado –claro, no conocemos otra– es interesante para ser estudiada, para saber, para ayudarnos a estructurar nuestra cabeza, pero no para condicionar el futuro. Quienes vivimos en la actualidad somos los que construimos el día de mañana, y ahí entran los políticos, tema recurrente en varios de los entrevistados, que nos invitaban a los espectadores a reflexionar sobre la selección de nuestros líderes.

He hablado más arriba de las mezclas, de nuestros orígenes variados, y ahí parecen estar las diferencias territoriales, asunto espinoso para los españoles. No salió en el documental, no era ese su objetivo, un posible recorrido por diferentes Estados en los que hay también serias diferencias entre partes. No debemos caer en el error de identificarnos como los únicos. Baviera, Escocia, Quebec, Padania, no están en España. La clave está en el tratamiento que le queramos dar. Si somos de queja fácil y de discusión permanente, aceptémoslo, este tema siempre nos dará opciones de disputas, y no pasa nada. Lo importante: la gestión que hagamos y, por supuesto, la que nuestros dirigentes hagan. No hay más.

No es un exceso el que nos fijemos en algo de lo que nos une, como el deporte (Santana, Severiano, Nieto, Nadal, Induráin, los cinco magníficos … y en las selecciones, balonmano, baloncesto, fútbol, masculino y femenino), algo que nos alegra a españoles de cualquier lugar, lo vemos a diario. Y la cultura, cineastas (Almodóvar, Trueba, Amenábar, Paula Ortiz), escritores (Cercas, Landero, Marías, Millás, Aramburu, Teira, Corral), pintores, músicos, en todos los campos hay quienes destacan. Y aquí nuestras discusiones son amables.

Una posible conclusión sería que con buena voluntad y decencia (¡tan necesaria!) seremos capaces de avanzar por un razonable camino común.

Compartir el artículo

stats